Trabajadores haitianos se movilizan en busca de estatus legal

e-mail icon
Una parte significativa de trabajadores haitianos que están contratados a tiempo completo o parcial en la creciente industria bananera de la República Dominicana han presentado su documentación como parte de un importante programa de regularización llevado a cabo por el gobierno, según fuentes locales. Este programa no solo hará legal la presencia de estos trabajadores por primera vez, sino que les dará acceso al sistema de seguridad social, en particular, a los mismos derechos que sus homólogos dominicanos.
Aunque las cifras varían en cuanto al número de trabajadores que han buscado legalizar su presencia en la República Dominicana, la asociación de productores Adobanano calcula que el 70% de la mano de obra de origen haitiano ha presentado sus papeles en los últimos 18 meses, un total de 15.000 individuos aproximadamente. Si las autoridades dominicanas encuentran sus papeles en regla, han prometido permiso de residencia.
 
La industria se expone a una escasez seria de trabajo si no se concede el derecho a residencia a la gran mayoría de los que buscan estatus legal completo. Aquellos que no regularicen su estatus de residente siguen siendo amenazados con la deportación, aunque el gobierno ha prometido que cualquier repatriación se hará respetando completamente los derechos humanos de las personas. El 26 de junio, el presidente Medina reiteró que « no habrá deportaciones indiscriminadas o colectivas ».
 
Cifras del gobierno al final del periodo de regularización que terminó el 17 de junio muestran que alrededor de 288.000 haitianos se habían registrado en el programa, de los cuales las situaciones migratorias de más de 60.000 personas ya han sido aprobadas. 
Sin embargo, fuentes de la industria advierten que algunos serán rechazados por poseer  documentación falsa, como ha demostrado el examen de los papeles de aquellos que se habían registrado.
 
La infame ley 80:20, que requería a los empleadores contratar 80% de dominicanos y 20% de extranjeros, ha sido puesta en tela de juicio durante mucho tiempo por la pura realidad, especialmente en la agricultura y la construcción, donde la proporción de trabajadores haitianos se acerca al 80%. El simple hecho es que hay pocos dominicanos dispuestos  a trabajar en industrias con bajos salarios, donde el salario habitual no supera la mitad de la cantidad calculada que se necesita ganar para llegar al salario digno . Por tanto, las autoridades dominicanas se han visto obligadas a considerar una reforma radical de esta ley o a abandonarla totalmente.
 
Sources: Prensa Dominicana y Haitiana, junio 2015 ; Grupo Banamiel y SAVID Dominicana.