Rainforest Alliance y los supermercados de descuento: ¿Precios bajos y Estándares fáciles?

e-mail icon
Como miembro de la Campaña europea “¡Frutas Justas!, Banana Link ha publicado un reporte evaluando la certificación de Rainforest Alliance (RA) a la luz de las recientes acciones, por parte de supermercados de descuento tales como Aldi and Lidl, para obtener frutas tropicales de proveedores certificados por RA.
 
El reporte - Rainforest Alliance y los supermercados de descuentos: ¿Precios bajos y Estándares fáciles? – revisa los estándares y los sistemas de verificación usados por RA y las realidades de la vida diaria en las plantaciones de banana, piña y té certificadas por RA; y concluye que la certificación de RA no puede garantizar la sustentabilidad a los mismos precios bajos, a los cuales los consumidores se han acostumbrado a esperar, por parte de los supermercados de descuento. 
 
Mientras se reconoce que el crecimiento de la certificación de RA en los últimos quince años ha sido impresionante, su rápida expansión ha promovido una creciente sospecha que mucho de su éxito podría atribuirse a la laxidad de los criterios de certificación y la naturaleza poco demandante del proceso de certificación. Esto incluye criterios que son difíciles de evaluar o que se pueden cumplir fácilmente porque están mucho más abiertos a la interpretación; mientras que la auditoría de las fincas podría verse comprometida, cuando todas las partes involucradas tienen un interés, financiero o de otro tipo, en crear una buena impresión.
 
Citando recientes estudios independientes, realizados por Oxfam Germany (Mayo 2016)(En alemán), varios sindicatos de América Latina y SOMO (Mayo 2015)(En En inglés), el reporte argumenta que los estándares RA, en relación al reconocimiento de los derechos sindicales y el cumplimiento con los requerimientos de salario mínimo, en particular, no se cumplen en muchas de las plantaciones de banana y piñas certificadas en América Latina o en plantaciones de té en Indonesia y Kenia. 
 
Estos estudios independientes también permiten realizar comparaciones tentativas entre RA y otras normas de certificación; estas comparaciones sugieren que la certificación RA se desempeña menos bien cuando es una norma de certificación única, que cuando están combinado con otros requerimientos de certificación. 
 
Al concluir que la certificación RA no puede garantizar la sustentabilidad a bajos precios, el reporte recomienda que: 
  • RA necesita afrontar a los minoristas e insistir en que paguen precios justos, los cuales internalicen los costos de una producción sostenible, incluyendo los costos involucrados en el pago de salarios dignos. 
  • RA debe tratar de involucrarse con los sindicatos del sector bananero, por ejemplo, acercándose de manera proactiva a los sindicatos locales y a la Coordinación Regional de Sindicatos Bananeros y otros sindicatos Agroindustriales (COLSIBA) para ofrecerles a los sindicatos oportunidades regionales o nacionales donde puedan discutir sus preocupaciones, de manera que en el futuro éstas pueden ser abordados por RA.
  • Los minoristas como Lidl necesitan reconocer que medios de vida sostenibles solamente sólo serán proporcionados cuando los encargados de compras de los supermercados acuerden pagar un precio que refleje los costos reales. Lidl necesita pagar precios justos y dejar de exprimir a sus proveedores. 
La campaña ¡Frutas Justas! Está invitando a Lidl a: 
  • garantizar que los/as pequeños agricultores y trabajadores de las plantaciones que producen frutas tropicales reciban un salario que les permita proveer para sus familias y ellos/as mismos/as. 
  • garantizar que todos los/as trabajadores estén seguros en el lugar de trabajo, y protegidos/as de la exposición a pesticidas.  
  • garantizar los derechos sindicales de los trabajadores.
  • Pagar un precio justo por las bananas y piñas a todos sus proveedores.
Tú puedes sumar tu voz a este llamado al firmar un correo electrónico para Lidl en: http://makefruitfair.org/es/