La Comisión Europea mantiene vivo el problema de las prácticas de comercio desleales

e-mail icon
 
La Comisión Europea ha perdido hoy la oportunidad de fomentar condiciones equitativas y establecer un mecanismo robusto de ejecución sobre las Prácticas Desleales de Comercio. En lugar de esto, la Comisión realizó un llamado a la industria y los estados miembros de la Unión Europea a tomar acción y aplazó su decisión para finales de 2015. El movimiento de Comercio Justo lamenta el impacto negativo que esta falta de decisión tendrá sobre los trabajadores y los agricultores que proveen al mercado de la Unión Europea.
 
La Comisión Europea emitió hoy un comunicado "Abordando las prácticas de comercio desleales en la cadena de suministro de alimentos del sector de negocios a negocios", como seguimiento del “Libro Verde”1 sobre Prácticas de Comercio Desleales del 31 de enero de 2013. En este documento norma, la Comisión Europea ha decidido, por el momento, no legislar ni tampoco poner en marcha un robusto mecanismo de ejecución contra las prácticas de comercio desleales. 
 
El movimiento de Comercio Justo está satisfecho que la Comisión Europea reconoce que las prácticas de comercio desleales tienen un impacto negativo en las "partes más débiles en terceros países, incluyendo los países en vías de desarrollo" y la existencia del "factor miedo" existente entre los proveedores. El movimiento de Comercio Justo también está satisfecho  que la Comisión Europea entiende que la iniciativa "Cadena de Suministro Voluntario", creada por una serie de asociaciones de la industria del comercio, no garantiza la suficiente confidencialidad a los proveedores y que, sin un mecanismo de ejecución independiente, la iniciativa no será suficiente para ser eficaz. 
 
A la luz del análisis pertinente de los servicios de la Comisión Europea, el movimiento de Comercio Justo,  esta por lo tanto, muy decepcionado por la falta de coraje político para establecer condiciones equitativas sobre las Prácticas Desleales de Comercio y un mecanismo robusto de ejecución al nivel de la Unión Europea, que sería la consecuencia lógica de los graves problemas detectados por los servicios de la Comisión.
 
Más de 43.000 firmantes de Europa y América Latina habían llamado a principios de este año a la Comisión Europea para poner en marcha un mecanismo robusto de ejecución de la UE contra el abuso de poder en las cadenas de suministro. Las Prácticas Desleales de Comercio no solo afectan a millones de productores dentro y fuera de la Unión Europea, sino también afectan la calidad y variedad de los alimentos que podemos comprar en Europa. La falta de acción de la Comisión Europea dará lugar a la continuación e incremento en las horas extras forzadas con corto aviso de los  agricultores y trabajadores, así como también el incremento de los bajos ingresos sobre contratos precarios. Esto también seguirá creando  desperdicio de alimentos.   
 
Los códigos voluntarios de conducta con una ejecución inadecuada habían sido ya implementados en el Reino Unido con el resultado evidente que un sistema que no garantiza el anonimato no está equipado para superar el "clima de miedo". Esta situación impide a los proveedores de quejarse en  primer lugar, ya que pondría en peligro su existencia económica si estos  fueran excluidos como una represalia por una queja que levanten en contra de sus compradores abusivos. 
 
El anuncio de la Comisión coincide con el nombramiento de su nuevo jefe, Jean-Claude Juncker, quien declaró en su agenda programática presentada hoy al Parlamento Europeo "Necesitamos más equidad en nuestro mercado interno". 
 
Sergi Corbalán, Director Ejecutivo de la oficina “Fair Trade  Advocacy” declaró: "Acogemos con beneplácito el compromiso por la equidad del nuevo presidente de la Comisión Europea y le pedimos que ponga en marcha lo antes posible las condiciones equitativas y un mecanismo robusto de ejecución frente a las prácticas de comercio desleales.
 
Una versión pdf de este comunicado de prensa se ​​puede encontrar aquí. 
 
La  “Fair Trade Advocacy Office” (FTAO) habla en nombre del movimiento de Comercio Justo para el Comercio Justo y la equidad comercial con el objetivo de mejorar los medios de vida de los productores y trabajadores marginados del Sur. La FTAO es una iniciativa conjunta de “Fairtrade International”, la Asociación Europea de Comercio Justo y la Organización Mundial de Comercio justo para Europa. A través de estas tres redes, la FTAO representa un estimado de 2.5 millones de productores y trabajadores de comercio justo procedentes de 70 países, 24 iniciativas de etiquetado, más de 500 importadores especializados de comercio justo, 4.000 tiendas y más de 100.000 voluntarios.
 
Contacto: 
Peter Möhringer | moehringer@fairtrade-advocacy.org | Tel: +32 (0)2 54 31 92 3
Fair Trade Advocacy Office
Village Partenaire - bureau 1 | 15 rue Fernand Bernierstraat | 1060 Brussels – Belgium