Los trabajadores hondureños inician negociaciones en la antigua Tres Hermanas

e-mail icon

Tras casi 18 meses de relaciones conflictivas que desembocaron en una campaña internacional que denunciaba violaciones de los derechos laborales, los trabajadores han iniciado negociaciones con los nuevos dueños, Chiquita. Un gran número de trabajadores empleados por la nueva compañía, ahora llamada Agrícola Santa Rita, se han afiliado al sindicato STAS (Sindicato de Trabajadores de la Agroindustria y Similares).

Una exitosa campaña organizativa ha tenido como resultado que muchos trabajadores se afiliaran a STAS en las últimas semanas, alcanzando un total de casi el 100% de la plantilla fija. Sin embargo, hay un gran número de trabajadores empleados con contratos temporales sucesivos. La ley hondureña estipula que debería contratarse a estos trabajadores de forma permanente y, como consecuencia, se podrían afiliar al sindicato.

En mayo la delegación local de este sindicato industrial eligió su comité negociador y redactó demandas colectivas para la dirección. La primera reunión para negociar tuvo lugar el 25 de junio.

STAS “reconoce la buena fe de la compañía al poner fin a muchos años de problemas en Tres Hermanas.”

Mientras tanto, Chiquita está invirtiendo en sus operaciones hondureñas, según confirmó el director ejecutivo Ed Lonergan en su reciente visita al país.