Amenaza del Mal de Panamá

e-mail icon

El Mal de Panamá está suponiendo una amenaza para la producción bananera de África y Latinoamérica. La enfermedad, originaria de Asia y conocida como Raza Tropical 4 (TR4) se ha detectado también en Mozambique y Jordania.

Como respuesta a la amenaza que supone el TR4 para millones de productores y trabajadores de la industria bananera, el Foro Mundial Bananero ha creado un Grupo de Trabajo que ha comenzado un plan de acción para combatir la enfermedad. Este  incluye campañas de concienciación, programas formativos, la introducción de prácticas de gestión y el desarrollo de nuevos cultivos resistentes al TR4.

El TR4 se detectó en Asia en 1990. Esta cepa afecta a cultivos previamente resistentes y se ha extendido por todo el Sudeste Asiático causando grandes pérdidas económicas y de producción. Las bananas son una parte crucial de la alimentación de 400 millones de personas y genera 26.000 millones de libras al año.

Una vez asentado, el TR4 no se puede controlar con fungicidas comunes. No hay tratamiento para la enfermedad ni se conocen cultivos resistentes a ella. La única forma que existe, por ahora, para controlarla son medidas de cuarentena para prevenir que se expanda por el movimiento de suelo infectado y material vegetal.

El Mal de Panamá, también llamado marchitamiento por Fusarium, está causado por el hongo Fusarium oxysporum f.sp. cubense. En la década de 1950 una cepa de este hongo, conocida como Raza 1, hizo que el Mal de Panamá se propagara por los cultivos de banano. La mayoría de las plantaciones de banano en América Central y América del Sur sucumbieron a la enfermedad. Por este motivo, poco a poco se fueron introduciendo bananas resistentes. Esto permitió que la producción de banano se recuperara y ahora se cultiva esta clase de banana en la mayoría de las regiones productoras.

Lea el blog de la Fairtrade Foundation sobre 'the reality behind the bananageddon headlines' (en ingles).
Lea el comunicado de prensa y el llamamiento a la acción 'La FAO urge a intensificar la lucha contra una destructiva enfermedad del banano'.
Fotografía: Promusa