Guatemala: Dando marcha atrás en la carrera hacia el abismo

e-mail icon

La rápida expansión de la industria bananera en el país pronostica que la misma permanecerá como una de las tres principales exportadoras en los próximos años, tal y como demuestran las últimas noticias sobre la inversión de Chiquita en la mejora de sus infraestructuras portuarias. La industria local confirma que más de 30.000 trabajadores están activos hoy en día en la producción y exportación del banano provenientes de las comunidades rurales, y sus salarios son superiores a otros sectores. De hecho, cada vez mas empresas, conscientes de las expectativas de los consumidores y, por tanto, de los minoristas, han hecho mejoras significativas en los estándares laborales. Sin embargo, las horas siguen siendo muy largas y los salarios no satisfacen la mayoría de necesidades básicas de las familias. Otros necesitan aún entender que no se trata únicamente de una solución ética, sino que es beneficioso en términos económicos. Los trabajadores son seguramente los principales interesados en que el sector bananero esté preparado para enfrentar los desafíos del siglo XXI.

La industria tiene también una ventaja medioambiental, debido a que la tierra de la costa del Pacífico es relativamente ‘nueva’ y libre de enfermedades. Los tratamientos agroquímicos son uno de los más bajos en el sector convencional de exportación de bananos. Debería priorizarse, siempre que otros costes de producción permanezcan bajos, la inversión en la mejora de las condiciones laborales, a través de un diálogo social con los sindicatos independientes, como sucede en Izabal.

Este artículo de portalfruticola.com*** en respuesta al interesante texto escrito en inglés  en el periódico de la Asociación de Productores Independientes del Banano en Costa rica, The Tico Times

La rápida expansión de la industria bananera en el país pronostica que la misma permanecerá como una de las tres principales exportadoras en los próximos años, tal y como demuestran las últimas noticias sobre la inversión de Chiquita en la mejora de sus infraestructuras portuarias. La industria local confirma que más de 30.000 trabajadores están activos hoy en día en la producción y exportación del banano provenientes de las comunidades rurales, y sus salarios son superiores a otros sectores. De hecho, cada vez mas empresas, conscientes de las expectativas de los consumidores y, por tanto, de los minoristas, han hecho mejoras significativas en los estándares laborales. Sin embargo, las horas siguen siendo muy largas y los salarios no satisfacen la mayoría de necesidades básicas de las familias. Otros necesitan aún entender que no se trata únicamente de una solución ética, sino que es beneficioso en términos económicos. Los trabajadores son seguramente los principales interesados en que el sector bananero esté preparado para enfrentar los desafíos del siglo XXI.

La industria tiene también una ventaja medioambiental, debido a que la tierra de la costa del Pacífico es relativamente ‘nueva’ y libre de enfermedades. Los tratamientos agroquímicos son uno de los más bajos en el sector convencional de exportación de bananos. Debería priorizarse, siempre que otros costes de producción permanezcan bajos, la inversión en la mejora de las condiciones laborales, a través de un diálogo social con los sindicatos independientes, como sucede en Izabal.

Este artículo de portalfruticola.com*** en respuesta al interesante texto escrito en inglés  en el periódico de la Asociación de Productores Independientes del Banano en Costa rica, The Tico Times.