Dos trabajadoras costarriqueñas recuperan su trabajo

e-mail icon

En agosto de 2007, Albertina Muñoz Castrillo fue despedida por la empresa productora de casava Caribbean Best S.A, localizada en en la zona atlántica de Costa Rica. Un año después, la misma empresa despidió a Consuelo Soto Jiménez, alegando en el caso de las dos mujeres que habían cometido serias faltas. Sin embargo, tal y como se demostró en el juicio, su 'falta' real según la empresa, fue haberse unido al sindicato SITRAP.
El 23 de julio de 2013, acompañadas por el secretario general del sindicato, las dos mujeres fueron a su antiguo puesto de trabajo para reclamar sus puestos de trabajo, tal y como la Corte Suprema había ordenado. En el caso de Albertina Muñoz, aunque la restitución había sido ordenada por la Corte en el 2011, Caribbean Best había ignorado el mandato. Un exitoso meeting consiguió que se emplease de nuevo a  ambas mujeres, las cuales empezaron a trabajar de nuevo al día siguiente. Las dos están ahora recibiendo el salario y las contribuciones a la seguridad social  del periodo de 5 a 6 años que se tardó en asegurar su restitución.
Uno de los cambios del actual paquete de la reforma legislativa laboral -programado para llegar al Congreso en las próximas semanas- está destinado a acelerar este tipo de casos.
“No sólo es esperanzador que el sindicato esté ganando cada vez más de estos casos individuales” dijo el secretario general de la SITRAP Didier Leiton, “sino que éstos son también precedentes muy importantes para que las empresas empiecen a respetar la libertad de los trabajadores para unirse a sindicatos en las plantaciones de este país”.

Fuente : SITRAP, Siquirres, Costa Rica.