Pablo Lopez – Trabajador Costarricense en una plantación de piña y miembro sindical de SITRAP

e-mail icon

Antecedentes: Pablo trabaja en la plantación de piñas PinaFrut perteneciente al productor nacional Grupo Acon, en la región Sur Atlántica de Costa Rica. Lleva 4 años como activista de SITRAP. En 2006 y 2008 Pablo escribió por un grupo de trabajadores, dos ‘cartas al mundo exterior’ (vea enlace abajo) denunciando condiciones y en particular la represión que sufren los sindicalistas.

‘Tras la primera carta pública que escribí en el 2006 las condiciones mejoraron en la plantación pero solo por un rato – después de aproximadamente  un año las cosas empeoraron de nuevo. En julio del 2008 empezó el deterioro completo  - se redujeron los salarios, los trabajadores  fueron maltratados, peores horas y nosotros estábamos reorganizados en turnos.

Soy el único afiliado de mi equipo de trabajo. Otros quieren afiliarse pero tienen miedo a perder el trabajo y de no poder darle de comer a sus familias. Aunque he hablado en público sobre las condiciones no me han despedido. Creo que la compañía sabe que a nivel internacional me están observando, si me retienen pueden decir que permiten sindicatos. 

Cambian mis turnos con frecuencia. Estoy obligado a trabajar el turno de noche, de las 4p.m. a las 12p.m. Vivo lejos de la plantación y el viaje a casa en la noche es muy peligroso. Hay culebras en las plantaciones en la noche que con frecuencia muerden a trabajadores y esto puede resultar en la muerte – tres trabajadores han fallecido así en el último año.

Además me han cambiado el trabajo a otros que pagan menos, tal como desherbar y colectar basura. Mi salario es de 150.000 (€222) a 80.000 (€118) cada dos semanas. Los salarios son trabajo por destajo.  Pero el pago varía con el trabajo. El trabajo menos pagado es desmalezar – que con frecuencia está hecho por trabajadores subcontratados. Nos pagan por la cantidad de maleza que juntamos – si hay menos malezas nos pagan menos – si no hay malezas ¡no nos pagan!         

Cosechando y sembrando son los trabajos mejores pagados. Si uno trabaja duro puede ganar más. La cosecha se paga por kilo dependiendo de lo difícil que es la cosecha, la accesibilidad de la fruta. Sin embargo, la compañía pesa la fruta así que nunca conocemos cuanto nos deben pagar o si la compañía nos está pagando menos de lo debido. Además, si la maquina se nos estropea no nos pagan – no reconocen horas si hay que suspender trabajo durante el día por circunstancias fuera de nuestro control.

Ha habido quejas por los trabajadores sobre salarios pero la compañía dice que no les alcanza para pagarnos más. Sí, nos pagan más que el salario mínimo pero no en contraste a las horas que trabajamos – trabajamos sobre el  período de ocho horas. Muchos trabajadores están en deuda – yo tengo una deuda de sobre $1000. Un salario decente sería el doble de lo que ganamos. El costo de vida sigue subiendo pero nuestros salarios nunca suben.

Los pagos son determinados por la compañía en colaboración con el Comité Permanente. Tenemos un miembro del sindicato en el CP pero son dos contra uno. No hay forma para los trabajadores de negociar y el CP acepta todo – acepta lo que diga el gerente.

Otro tema es el polvo sobre las plantas. Un liquido blanco se usa para proteger la tierra – el liquido se seca con el sol y se vuelve en un polvo que los trabajadores respiran mientras trabajan. Los trabajadores quieren usar mascaras pero estos impiden la respiración y es un obstáculo cuando trabajamos rápidamente. El impacto en la salud que yo he experimentado es la nariz tapada, los senos nasales bloqueados, y dolores de cabeza.

Trabajadores han plantado varias quejas al Ministerio de Trabajo, pero nada ha resultado, el ministerio está manipulado por las compañías.                

21 marzo del 2010