‘The Ecologist’ investiga la pobreza en la industria peruviana del mango

e-mail icon

Salarios de pobreza, horas extras obligatorias y no pagadas, malas condiciones de seguridad, obstrucción a las asociaciones libres y discriminación contra las trabajadoras embarazadas

– estas son sólo algunas de las acusaciones que se han dirigido a las mayores empresas de producción de mangos en Perú, en un informe producido por SOMO (el Centro Holandés para Investigaciones de las Corporaciones Multinacionales) el año pasado.  Un año ha pasado desde entonces y parecería que nada – de los dos lados del argumento – ha verdaderamente cambiado.

Puede ser que pienses que las condiciones laborales en la industria peruviana del mango tienen poca incidencia sobre tu propia vida pero si has comprado o comido un mango en el año pasado, es muy probable que haya sido de Perú.  Los mangos son, por supuesto, una fruta de temporada, lo que quiere decir que los proveedores importan sus existencias de varias partes del mundo según la estación del año.  Desde diciembre hasta marzo, Perú es uno de los poquísimos países que cosechan la fruta para exportarla directamente al Reino Unido.

Lee el artículo completo en The Ecologist.