Momento para el cambio en la industria bananera Dominicana

e-mail icon

La República Dominicana es el mayor exportador mundial de bananas orgánicas y el segundo proveedor del Reino Unido de lo que es nuestra fruta favorita. Dos tercios de los trabajadores bananeros en el país son inmigrantes del país vecino Haití, el país más pobre de las Américas, y se estima que el 90% de estos trabajadores son ilegales, sin acceso a la seguridad social nacional. Alrededor de US$6.50 al día, es lo que ganan los haitianos, bastante menos que los trabajadores dominicanos, y solo suficiente para proveerse de una comida al día de arroz y frijoles.

Por muchos años casi nadie nunca dentro o fuera de la República Dominicana ha estado dispuesto a comentar los problemas a los que se enfrentaban los haitianos, pero esta situación podría estar cambiando. Un artículo reciente en la revista “The Ecologist” “Detrás de la marca: ¿Qué tan justas son las bananas orgánicas de Comercio Justo?” destacando las precarias condiciones a las que se enfrentan los trabajadores bananeros en la República Dominicana donde el 25% de la producción es certificada como de comercio justo.

Sin embargo, como resultado de las presiones por parte de los sindicatos de trabajadores, organizaciones de pequeños agricultores y ONGs que luchan a favor de los derechos laborales un papel proactivo está siendo tomado por algunos empleados y más notablemente por el Mercado Justo Internacional en un intento de conducir el necesario momento para el cambio. Como se describe en un artículo para el Comercio Justo Internacional “Los trabajadores extranjeros haitianos en la República Dominicana: Una necesidad de cambio

Hay una necesidad de impulsar la industria, la sociedad civil y los medios de comunicación para unirse en la solicitud de mejores protecciones legales para los trabajadores extranjeros haitianos en la República Dominicana. El Mercado Justo Internacional y Banana Link creen que esto es más urgente que nunca, por el movimiento que impone una legislación que requiere a los empleadores de regular a sus empleados ilegales.

“La legislación (Ley 285-04) no es nueva pero la política de implementar esta ley y sancionar a aquellos que no la cumplan si lo es. Esto son muy buenas noticias, pero si los empleadores fallan cumpliendo y aseguran que sus trabajadores tienen estado legal, o si los familiares de los trabajadores regulares no están incluidos, entonces miles de trabajadores extranjeros haitianos podrían ser forzadamente deportados.” Alistair Smith, Coordinador Internacional de Banana Link

Existe también el problema de que muchos haitianos no tienen certificado de nacimiento. Sin embargo, la esperanza es que la participación de los sindicatos de trabajadores locales, las asociación de haitianos y organizaciones de Naciones Unidas como la Organización Internacional de la Migración y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) asegurará que el gobierno sea flexible en la aplicación estratégica y no envíe simplemente a la gente de regreso a la mayor miseria.

Para más información:

Detrás de la marca: ¿Qué tan justas son las bananas orgánicas de Comercio Justo?, Ecologist Magazine, 28 de mayo 2012

Haitian migrant workers in the Dominican Republic: A need for change, FLO, 29 de mayo 2012

Dominican Republic to require migrant work permits, The Associated Press, 1 de junio 2012