Dole Food Company, Westlake Village, California, USA

e-mail icon

Dole Food, que opera con el nombre Standard Fruit en algunos países, es el mayor productor y comerciante frutero del mundo, y controla alrededor del 25 por ciento del mercado mundial de bananos.  Dole cultiva los bananos – o los compra a los cultivadores  independientes- en Costa Rica, Ecuador, Colombia,  Filipinas, Guatemala, Honduras, Camerún,  Costa de Marfil, Guadeloupe, Martinica y las Islas Canarias.  Además tiene plantaciones de piñas en Costa Rica, Ecuador y Honduras, y las compra a productores independientes en Costa Rica.

Durante los años noventa, Dole compró el 40 por ciento de las acciones de la compañía francesa ‘CompagnieFruitière’, la mayor productora y exportadora en África occidental.  Despuès de haber adquirido el importador británico, JP Fruit, Dole lo vendió al Compagnie Fruitière en 2008 , dando  a la operación comercial un nuevo nombre(Dole Fresh UK) en 2009.

Detrás de la cortina de humo

Desde 2006, 74 organizaciones de la sociedad civil han llevado a cabo una campaña internacional contra Dole.  Un informe con el título ‘Dole – detrás de la cortina de humo’, hecho público por COLSIBA, Banana Link, USLEAP, y cinco organizaciones más en 2006, documentó el fracaso de Dole en el respeto de los derechos básicos de los trabajadores en varios países, incluyendo el derecho a organizarse y el derecho a organizar negociaciones colectivas.  En particular, el informe puso en duda la credibilidad de la certificación SA 8000 de sus plantaciones. El informe puede ser descargado al final de esta página.

A pesar de su comunicado oficial sobre sus responsabilidades medioambientales y sus certificaciones ISO 14001, los datos medioambientales de Dole han sido, hasta hace poco, muy malos.  Los químicos tóxicos que  utilizó Dole en sus plantaciones fueron el origen de varios incidentes de contaminación de  ríos en Costa Rica, por ejemplo.  Un químico conocido como Nemagon (DBCP) se utilizó en las plantaciones de bananos del mundo entero hasta bien entrados los años ochenta, a pesar de estar prohibido desde finales de los años setenta en los Estados Unidos.  Esta situación originó  la presentación de demandas de miles de trabajadores antiguos en contra de la compañía.  Debido a una carta del fabricante dirigida a los dirigentes de Dole, advirtiéndoles de las consecuencias de sus actos en contra de la salud humana, la compañía ha estado  más implicada en el escándalo.  Aunque la compañía ha resuelto muchos casos, también ha perdido casos en los Estados Unidos y en el extranjero. Por otra parte, se han visto retrasadas grandes sumas de dinero para la indemnización de las víctimas, debido a  la complejidad de los casos en los tribunales norteamericanos.

Indicios de progreso

Recientemente, se pueden percibir ciertos progresos en lo que respecta a los derechos de los trabajadores de esta empresa y al cuidado del medio ambiente. Sin embargo, la firma de un acuerdo específico en 2007 entre Dole y los sindicatos bananeros de Costa Rica no ha resuelto todos los temas propuestos por los sindicatos independientes de dicho país, a pesar de que la multinacional se haya desvinculado formalmente uno de esos sindicatos, Solidarismo.

Por otro lado, problemas como las conductas poco profesionales por parte de un subcontratista peruano han sido finalmente resueltos, mientras que en Ecuador, el grupo Dole-Ubesa ha negociado ya sus primeros acuerdos colectivos en las plantaciones de plátano y piña en 2010-11. Queda por comprobar si todo este progreso puede traducirse en cambios factibles en países como Guatemala, donde aún existe una represión severa sobre cualquier intento de crear un sindicato en el área del Pacífico-Sur.

Dole participa activamente en todos los grupos de trabajo dentro del Foro Mundial Bananero, inaugurado en 2009.

Para leer más

US/LEAP

Foto:  Dole Huelga, 2011