El empoderamiento del trabajador es parte de un salario minimo

e-mail icon
Debido a la entrada en vigor del salario mínimo nacional en el Reino Unido, el consejero en derechos de los trabajadores y relaciones sindicales comerciales de Fairtrade International reflexiona sobre lo que un salario mínimo realmente significa.  
 
Ha pasado un mes desde que se introdujera el salario mínimo nacional y, mientras que algunos salarios han sido incrementados, se ha denunciado que algunas firmas están haciendo recortes o reduciendo horas extraordinarias. 
 
Establecer un salario mínimo a un nivel adecuado es un paso fundamental para permitir a los trabajadores tener un estilo de vida digno. Sin embargo, los salarios son solo parte de la solución. Cambios recientes en los paquetes de remuneración llevados a cabo por algunas compañías demuestran dos factores clave: primero, que el dinero es solo un componente de un salario mínimo y que para asegurar de verdad que los trabajadores son compensados justamente por sus servicios, su salario, sus condiciones de trabajo y sus beneficios deben ser considerados como todo un paquete. Y segundo, los propios trabajadores deben ser empoderados para participar en negociaciones sobre remuneración ya que solo ellos entienden completamente sus necesidades. 
 
Fairtrade pone el empoderamiento de los trabajadores en el corazón de un programa de mejora de sus salarios. Al igual que muchos de los programas de certificación ética, Fairtrade tiene un sólido conjunto de  estándares para asegurar el cumplimiento de las leyes laborales y los derechos de los trabajadores. Según Oxfam, “de los organismos de certificación, Fairtrade ha hecho lo máximo posible por hacer un compromiso explícito respecto al salario mínimo", a través del fortalecimiento de sus estándares de contratación de mano de obra, incluyendo una política de libertad de asociación exigiendo que los salarios sean negociados con los trabajadores y se aumenten más que la inflación. Sin embargo, desarrollar una cultura en la que los trabajadores sean animados a convertirse en agentes activos requiere invertir en formación, apoyo y construcción de alianzas. El empoderamiento requiere una inversión no solo en políticas sino en personas. 
Juliet Arku-Mensah (en foto) , una representante de trabajadores en la plantación Volta River States en Ghana, ha asistido recientemente a un programa de formación de Fairtrade sobre prácticas de negociación y convenios de negociación colectiva.  Después del curso, dijo “hay algunas condiciones que ya existen en nuestros acuerdos pero que no están siendo respetadas, ahora que entendemos nuestros derechos podemos asegurarnos de recibirlos. Queremos más cursos así”. 
 
El curso fue facilitado por Banana Link, una destacada organización dedicada los derechos de los trabajadores en el sector de la banana, y por sindicatos locales. Adwoa Sakyi, coordinadora para la Union Internacional de Trabajadores de la Alimentación (UITA), dijo: “Ya hemos visto una gran mejora en las negociaciones. El curso fue oportuno dado que en 2016, la mayoría de las plantaciones en Ghana renegociarán sus convenios de negociación colectiva. Esta vez, los convenios también incluirán cláusulas de género para prevenir la discriminación por motivos de género. El apoyo de Fairtrade a la hora de colaborar con los sindicatos está realmente ayudando a conseguir mejoras en las condiciones de trabajo y vida.
 
Además de recibir mejores condiciones laborales bajo los estándares de Fairtrade, y beneficiarse de cursos y otros programas, Fairtrade también ofrece a los trabajadores una prima; una suma adicional de dinero que puede ser invertida directamente en la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores o en proyectos de comunidad. En Ghana esta prima ha sido usada previamente para comprar comida para los trabajadores y para pagar por la educación, subvencionando de esta manera los sueldos. Los trabajadores también pueden ahora recibir hasta un 20% de la prima como un pago directo individual, lo que les proporciona un salario extra para sufragar sus gastos básicos o productos del hogar. Los trabajadores han indicado que les gustaría usar los pagos futuros de la prima para establecer un servicio de crédito que les permita invertir en más actividades generadoras de ingresos.
 
Mabel Matetsu (en foto) es la primera mujer que ocupa el puesto de capataz en Volta River Estates. Asegura: “Una de las cosas más importantes para mí es que hemos usado la Prima de Fairtrade para un seguro de salud. Me quedó especialmente claro cuando tuve que ir al hospital y la operación se pudo llevar a cabo a través del seguro de salud. Todos los empleados en VREL tienen seguro de salud, financiado por la prima de Fairtrade. También cubre a la familia de los empleados, sin importar cuántos hijos tengan.
 
El nuevo programa de mejora de salarios de Fairtrade trabaja por un salario mínimo para los trabajadores de la banana de Fairtrade antes de 2020. En última instancia, un salario decente no se puede conseguir solamente a través de Fairtrade. Necesita de una colaboración en la cadena de suministro entre comerciantes, negocios y consumidores para comprometerse a pagar un precio mejor a los trabajadores. Requiere un compromiso por el cambio.
 
Fotos: James Robinson, Linus Hallgren