Los consumidores pueden marcar la diferencia en el comercio bananero

e-mail icon

Eliana Guarani miembro del (CI) organización internacional del consumidor italiano Altroconsumo, explora las condiciones de producción que hay detrás de la fruta más popular del mundo en un recién publicado blog.

Las bananas son la fruta más popular mundialmente y comercializada internacionalmente. La industria es una importante fuente de empleo e ingresos para millones de personas en países en desarrollo, pero todo esto también está asociado con negatividad económica, social e impacto ambiental.

Con más y más de nosotros preocupados sobre la historia detrás de la comida que compramos, los grupos de derechos del consumidor están aumentando observando las éticas del comercio de fruta tropical. El CI examinó recientemente condiciones dentro de la cadena de suministro de las piñas, y esto nos ha guiado a tomar una visión más cercana del total gran comercio bananero.

El Foro Mundial Bananero (FMB) es el centro de acción en este asunto. Es una iniciativa multi-participativa que aspira a mejorar las condiciones dentro de la cadena de suministro bananera tomando juntos productores, minoristas, sindicatos de trabajadores, ONGs, académicos y exportadores para compartir buenas prácticas y surgir soluciones a los problemas más urgentes.

Condiciones de trabajo

Mientras asistí a la segunda conferencia del FMB en Ecuador, visité plantaciones bananeras en El Oro y Los Ríos. Fue especialmente interesante aprender sobre el intensivo uso de productos químicos en ambas plantaciones y en las áreas de empaquetado.

Los trabajadores y las comunidades locales a los alrededores de las plantaciones han informado sobre los niveles de aumento de enfermedades y creen que estos productos químicos son los responsables.

Específicamente, ellos dicen que la falta de equipamiento de protección e inadecuadas medidas para prevenir la contaminación en las áreas alrededor es la culpa.

Debatir estrategias sobre como reducir el impacto negativo de los productos químicos en seres humanos y en el medio ambiente son la principal prioridad del FMB, y en El Oro y en Los Ríos fue claro ver el porqué.

Pero los productos químicos no son la única cosa que posee riegos a la salud en una plantación bananera. El peso de un racimo de bananas es de alrededor de 40 kilos. Los trabajadores en el área de empaquetado tienen que mover cientos de cajones al día (pesando 18 kilos cada uno) cada día.

Pero los trabajadores son pagados una pieza-ratio y en muchos casos no pueden ganar suficiente para satisfacer las necesidades básicas de sus familias, incluso trabajando 12 horas al día.

Mujeres en la plantación bananera

También asistí a un encuentro enfocado especialmente en las condiciones de las mujeres trabajadoras. Alrededor de 30 mujeres de más de 15 países comparten su visión y experiencias. Fue impresionante ver cuantos de estos problemas orientados en las mujeres son comunes a través de las fronteras.

Por ejemplo, las mujeres encuentran más difícil que los hombres el ser contratadas por los productores bananeros (aunque podrían fácilmente ser contratadas en las áreas de lavado) y son normalmente despedidas cuando se quedan embarazadas. Retos como este lo hacen más difícil para las mujeres el hacer una contribución significativa al sustento de sus familias en la industria bananera de exportación.

El papel de los consumidores

No fue poco común el escuchar consumidores utilizados como excusa para evitar tomar responsabilidades para hacer mejoras reales a las condiciones de la cadena de suministros.

Uno de los argumentos más recurrentes es el de incremento de costes trasladado a  mayores precios para el consumidor, el cual, a cambio, disminuye la demanda por la tanto al final no beneficia a nadie.

Pero, de hecho, estudios realizados en varios países de la UE muestran que una significante proporción de consumidores están dispuestos a pagar más por  más productos sostenibles.

En ningún caso, el incremento del precio es normalmente negligible. Aproximadamente los trabajadores de las plantaciones solo reciben alrededor del 3 o 4% del precio final pagado por el consumidor.

Incrementando esta partición al 5% significaría pedir a los consumidores pagar 0,05 euros más por kilo o exigir a las empresas y a los supermercados bajar sus beneficios 1%.

Consumidores como accionistas clave

EL FMB me demostró que tomar parte en iniciativas multi-participativas puede ser una estrategia útil para las organizaciones de consumidores.

Está claro que la voz del consumidor (la cual a menudo está perdida en plataformas como esta) es mucho más respetada y aceptada por otros accionistas.

El FMB también muestra como las iniciativas multi-participativas pueden ser un camino realmente efectivo para centrarse en los aspectos más relevantes y urgentes en un sector específico y mejorar la metodología de búsqueda utilizada por las organizaciones del consumidor.

También es importante demostrar a otros accionistas clave (tanto productores, exportadores, sindicatos de trabajadores, cadenas de supermercados, organizaciones intergubernamentales u ONGs) que los grupos de consumidores están supervisando como se producen los productos comprados por los consumidores.

Este escrutinio puede jugar una parte de vital importancia dando lugar a mejores condiciones en la producción y el comercio, mientras al mismo tiempo se fomentan asociaciones constructivas entre beneficiarios para lograr metas comunes.