Existen pocos lugares donde se pueden cultivar bananos orgánicos

e-mail icon
A diferencia del banano convencional, el cual puede crecer relativamente fácil en muchas áreas tropicales, el banano orgánico debe ser cultivado en condiciones especiales, y esto es posible solo en unas pocas regiones. Colima, México, es una de esas regiones con el adecuado microclima, y Tropical Organic Growers es una compañía dedicada al cultivo y exportación de frutas tropicales, especialmente de banano. 
 
Banano orgánico
 
El banano necesita mucha agua, alrededor de unos 3,000 mm de agua al año, el cual se puede conseguir fácilmente en los trópicos. Sin embargo, si quieres cultivar banano orgánico, es imposible hacerlo bajo estas condiciones debido a que el hongo Black Sigatoka crece en esas condiciones y no se puede combatir de manera orgánica. Es necesario desplazarse a áreas con menos humedad y lluvias, pero con suficiente agua de los ríos o de fuentes subterráneas, como Colima, donde hay 800 mm de lluvia al año, pero con suficiente agua de los ríos” explica el director general de Tropical Organic Growers. 
 
Los costes que suponen producir de manera orgánica también son muy altos. “Casi el doble de caro, debido a que los materiales que se compran tienen que ser orgánicos y estos tienden a ser más caros”.
 
El productor afirma que existe una demanda interesante de banano orgánico. Comparado con otra fruta orgánica, como los arándanos, los cuales cuestan más de tres veces que los convencionales, el banano orgánico cuesta solo dos veces más que el convencional. Por lo tanto, según Rolo Leyton, son un buen punto de entrada para aquellos preocupados por su salud. “Vemos que aquellos que desean empezar a llevar un estilo de vida más sano pueden empezar fácilmente con algo barato como el banano. Creo que la demanda crecerá a niveles significativos en los siguientes años, y que el suministro tendrá dificultades para mantenerse al día, dado que no hay muchos lugares en el mundo donde se puede cultivar banano orgánico. Se estima que hay unos 5 millones de hectáreas de banano convencional en el mundo, y unas 50.000 hectáreas de banano orgánico." 
 
Esta diferencia ha llevado a considerar al banano orgánico un producto que no sería capaz de satisfacer la demanda existente si se redujera el suministro de banano convencional. “En los Estados Unidos, por ejemplo, sobre el 5% de suministro es orgánico. Imagina que el suministro convencional cayera un 10%. Esto es el doble del volumen de frutas orgánicas enviadas a los Estados Unidos, lo cual sería imposible de cubrir,” explica el director general.  
El banano puede crecer durante todo el año, esta es una de las ventajas de esta fruta, según su productor. Sin embargo, nota que hay una tendencia natural de la producción a ser mejor en la segunda mitad (60%) que en la primera (40%) en Méjico. En el hemisferio sur ocurre lo contrario.
En la categoría de frutas tropicales, el banano representa un 75-80% del comercio global. En segundo lugar, las piñas con un 10%, seguidas del mango y la papaya. Méjico es el mayor exportador de mangos y papayas. Las piñas son la clave empresarial en Costa Rica. El banano es un cultivo importante, con unas 80,000 hectáreas, en Méjico, con una producción históricamente orientada hacia el mercado local. Durante los últimos diez años, las exportaciones han aumentado significativamente. Creemos que Mejico tiene un gran potencial en el mercado del banano, estando tan cerca de Estados Unidos, podría fácilmente convertirse en un proveedor internacional. Méjico provee Estados Unidos con un 60% de sus papayas y un 40% de mangos, por lo tanto el banano alcanzaría una buena parte; Creo que actualmente este se sitúa en un 2 o 3%”, explica el productor. 
 
Tropical Organic Growers
 
Tropical Organic Growers, es una compañía fundada en 2014 en Méjico. Está dedicada a la producción y exportación de frutas tropicales orgánicas, especialmente banano. “Fue una oportunidad interesante empezar una empresa de producción en Méjico, orientada al mercado internacional, particularmente los Estados Unidos, pero también Europa y Asia”. Rolo afirma que contrataron algunos de los especialistas con más talento en la industria, con más de quince años de experiencia y empezaron a producir en Colima, Méjico, una región con el adecuado clima, suelo, infraestructuras y gente, y además con uno de los puertos más importantes del Océano Pacifico: Manzanillo, y una buena red de carreteras hacia Estados Unidos y el Océano Atlántico. 
Nuestra empresa empezó con unas 150 hectáreas de prueba. Estuvimos tan satisfechos con los resultados alcanzados ese primer año que continuamos invirtiendo. Actualmente, tenemos 250 hectáreas y compraremos otras 250 este año. Nuestro plan es alcanzar 1,500 hectáreas durante los siguientes cuatro o cinco años. Queremos convertirnos en una gran compañía especializada en productos orgánicos”, asegura Rolo. 
 
Nosotros exportamos a Estados Unidos. Conforme crecemos nos gustaría diversificarnos a otros mercados y ese sería un buen momento para empezar a vender en Europa. Creo que empezaremos a exportar a Europa el año que viene. El mercado europeo es muy interesante y queremos ocupar un lugar en el”, concluye. 
 
Fuente: :  www.freshplaza.com