Del Monte recibe aprobación para importar piña biotecnológica

e-mail icon

Una compañía frutera internacional ha recibido aprobación del Departamento de Agricultura de E.E.U.U.  para importar piña modificada genéticamente a E.E.U.U.

La Compañía de Productos Frescos Del Monte, con sede en las islas Caimanes, ha desarrollado una piña transgénica que tiene tejido de un innovador color rosa.

De acuerdo con la presentación entregada al Departamento de Agricultura, la compañía ha modificado la fruta para “sobreexpresar” un gen derivado de la tangerina y suprimir otros genes, aumentando así la producción de licopeno, una sustancia química natural.

También se ha alterado el ciclo de floración de la planta para dotarla de un crecimiento y una calidad uniformes.

El Servicio de Inspección de Salud de Plantas y Animales del Departamento de Agricultura ha concluido que la variedad “Rosé” es un cultivo transgénico regulado pero no requiere un permiso biotecnológico para exportarlo a los E.E.U.U.

Según este Servicio de Inspección, el fruto transgénico “no tiene la habilidad de propagarse y permanecer en el medio ambiente una vez que ha sido recolectado”.

De acuerdo con la presentación de Del Monte, la piña se cultiva con fines comerciales en un “monocultivo” que impide la producción de simiente, ya que las flores de la planta no están expuestas a fuentes de polen compatible.

La compañía afirma que, en el caso de que llegara a formarse simiente, es improbable que germinara y creciera sin intervención humana. Las temperaturas ambientales en la mayor parte de E.E.U.U. no son adecuadas para la piña, y no está permitido importar a Hawái por motivos de saneamiento de plantas.

La presentación de Del Monte indica que todavía está a la espera de recibir la aprobación de la Administración de Alimentación y Medicamentos de E.E.U.U., que también regula los alimentos transgénicos, y del gobierno de Costa Rica, donde se cultiva la piña.

La decisión de otorgar permiso a Del Monte para ampliar los terrenos de prueba en Costa Rica en 2011 alarmó a algunos ecologistas del país.

Los activistas aseguran que la piña podría suponer riesgos todavía desconocidos para el medio ambiente, sobre todo porque la producción convencional de la fruta ya está causando problemas de erosión y deforestación.

Cerca de la mitad del producto vendido por Del Monte se cultiva en terrenos controlados por la empresa, y un informe de la compañía describe a Costa Rica como su “emplazamiento de suministro más importante”.

El país produce más de un tercio de la fruta fresca que vende Del Monte, cuyo volumen total de ventas sobrepasó los 1500 millones de dólares en 2012.

Fuente: Capital Press