Grupo Noboa S.A, Guayaquil, Ecuador

e-mail icon

El grupo de 110 empresas de la familia Noboa es el conglomerado corporativo mayoritario en Ecuador, y pertenece a Álvaro Noboa, uno de los hombres más ricos de América Latina.  Cinco veces  ha intentado ganar la presidencia del país, sin éxito.  Conocido por su marca Bonita, que se utiliza para comercializar otros frutos además de los plátanos, Noboa es el mayor productor y exportador  del plátano en Ecuador, así como la quinta compañía más importante del mundo (después de Dole, Chiquita, Del Monte y Fyffes), y controla alrededor del 4 por ciento del mercado mundial del plátano.

La sección de plátanos de Noboa, Noboa Banana Exporter (EBN), es uno de los mayores exportadores al mercado europeo y tiene las mayores operaciones comerciales  a nivel marítimo de la industria bananera.  EBN tiene más de 7000 hectáreas de su propia producción bananera, con uno de los rendimientos más altos de la industria.  Además, la compañía compra a varios cientos de ‘productores asociados’.  El porcentaje de la exportación ecuatoriana que tiene la compañía ha bajado bastante desde hace algunos años, y actualmente es responsable de cerca del 10 por ciento de los exportaciones ecuatorianas del plátano.  Noboa ha invertido en algunas mejoras medioambientales como respuesta a las necesidades de los supermercados, pero sigue siendo responsable de algunas de las peores condiciones laborales de la industria internacional.

 

Relaciones laborales

La mayoría de los trabajadores en las plantaciones ecuatorianas siguen estando desorganizados, lo que significa costes laborales mucho más bajos para las compañías.  Hasta 2008, las compañías bananeras ayudaban a perpetuar esta situación, aprovechando las fisuras legales en las leyes laborales.  Por ejemplo, en la plantación de Los Álamos, se descubrió que Noboa había creado más de 30 compañías fantasma de subcontratación, cada una con menos de 30 trabajadores, para evitar la sindicalización (30 es la cantidad mínima obligatoria para registrar un sindicato).  En 2002, cuando los trabajadores en la plantación empezaron a organizar los primeros sindicatos nuevos e independientes en Ecuador desde hacía 20 años, la reacción de la compañía fue contratar más de 200 hombres armados para disolver una huelga legal organizada por los trabajadores.  La violencia dejó 19 hombres heridos y un hombre sin una pierna.
Después de este incidente, Noboa recurrió a despedir a los líderes sindicalistas en Los Álamos;  una huelga de hambre en las mediaciones del Ministerio Laboral en julio de 2003 obligó a la compañía a pagar la indemnización a los líderes despedidos, después de que ellos presentaran una lista formal de sus quejas a los tribunales laborales.  En octubre 2003, la compañía despidió a 333 trabajadores de 4 de sus otras plantaciones, después de que descubriera que  habían asistido a talleres de formación sobre la ley laboral y la sindicalización.  Álvaro Noboa ha declarado abiertamente que ‘No me gustan los sindicatos, y lucharé contra ellos.’
Durante la última década, Noboa ha sido sancionado por el gobierno ecuatoriano por haber pagado precios a los productores  muy inferiores al precio mínimo legal.  Los pequeños productores  habían presentado quejas en el 2001 alegando que Noboa, al igual que otros exportadores, no respetaba el precio mínimo, y en 2005 la compañía fue multada con más de US$200 000 por no haber pagado el precio mínimo fijado por el gobierno, aunque el fallo fue más tarde recurrido en un tribunal.

¿Hacia prácticas mejores?

En 2005 una primera reunión tuvo lugar, en los márgenes de la segunda Conferencia Internacional Bananera, entre representantes de la compañía, FENACLE (la federación que organiza los plataneros desde  2001), y el Sindicato Internacional de Trabajadores Agrícolas (IUF).  Desde entonces, Noboa/Bonita ha desempeñado un papel activo en la restitución de 56 trabajadores en una de sus haciendas proveedoras, la Plantación Primavera.  Estos trabajadores habían sido despedidos durante una huelga.  Además, la compañía ha intentado  intervenir en un conflicto laboral en otra de sus haciendas proveedoras.
Aunque mucha gente reafirme su creencia de que Noboa está tomando parte en el foro mundial bananero, la compañía ha indicado que está dispuesta a obligar a sus proveedores a observar únicamente la ley laboral ecuatoriana y no los estándares laborales internacionales.  Tampoco está dispuesta a defender el derecho a fundar sindicatos.
En 2011, una empresa filial de Noboa, Bananera Continental, fue cerrada temporalmente por las autoridades gubernamentales por su presunto fracaso a informar a las autoridades fiscales.  La compañía se quejó de que la acción fue simplemente interés político.

Las páginas web

La sección Noboa en el sitio web de US/LEAP
La situación resbaladiza de los multimillonarios : un artículo en  www.forbes.com de Michael Freedman, el 17 de marzo 2003.  Negado por su difunto padre, Álvaro Noboa consiguió finalmente el control de la empresa bananera de su familia en Ecuador.  El coste: los hermanos amargados y $20 millones de honorarios legales.

Recursos

Los Álamos ‘A mí no me gustan los sindicatos.  Lucharé contra ellos’ – una película corta que cuenta la historia de lo que les sucedió a los trabajadores del plátano en la plantación Los Álamos en Ecuador, cuando los trabajadores decidieron organizarse y declararse en huelga para conseguir los derechos laborales básicos.  Visualice  ‘Los Alamos’ por YouTube, or envíe un correo electrónico a Banana Link para comprar el DVD.

Fotos: Trabajador de las plantaciones bananeras en Ecuador
FENACLE huelga en Ecuador