Dole comienza a pagar a los trabajadores del banano centroamericanos

e-mail icon

El gigante frutero Americano Dole Food Company, Inc. ha comenzado esta semana la resolución del pago a 5.000 antiguos trabajadores del banano centroamericanos, quienes demandaron a la empresa por exponerles a pesticidas tales como el Nemagon y Fumazone, nocivos para la salud, cuando trabajaban para la compañía.  El acuerdo pone solución, según la compañía, a las 38 demandas presentadas en los Estados Unidos y Nicaragua, que alegaban lesiones relacionadas con estos pesticidas.

Las demandas se refieren a aquellos pesticidas de control de plagas utilizados durante dos décadas, antes de que fueran prohibidos en 1977, tras los informes sobre la infertilidad que provocaban en aquellos trabajadores masculinos expuestos a ellos.

Los juicios resueltos incluyeron dos sentencias en Nicaragua por un total de $907,5 millones.

El acuerdo fue buscado a través de la firma de abogados Provost Umphrey, que había representado a demandantes extranjeros, dice Dole, sin aportar suficiente información sobre el valor del pago.

“La resolución de estas 38 sentencias deja a Dole completamente fuera de todo litigio sobre DBCP  con Provost Umphrey … y acerca a Dole a acabar con todas las sentencias sobre DBCP”,  dijo el Vicepresidente Ejecutivo de Dole C.Michael Carter en una declaración de la semana pasada.

“Aunque no hay base científica fiable para alegar lesiones de la aplicación agrícola del DBCP, Dole ha estado dispuesta a considerar posibles acuerdos en los que se reconozca que no hay conexión causal entre el DBCP y las alegaciones de los demandantes.”

La compañía se ha negado a pagar hasta que las demandas contra esta sustancia se hayan desestimado y cada uno de los demandantes haya firmado un acuerdo comprometiéndose a no demandar a Dole otra vez por lesiones vinculadas a estos químicos.

El pago cubre a 3.175 nicaragüenses, 780 costarriqueños y 1.000 hondureños que trabajaron para Dole durante el período 1973-1980, cuando la compañía utilizaba estos pesticidas.

Muchos de los trabajadores emplearon 16 años de su vida luchando para conseguir una compensación.

Fuente