CE no medidas de las Prácticas Comerciales Desleales

e-mail icon
Un informe sobre las Prácticas Comerciales Desleales (UTPs, por sus siglas en inglés) en la cadena alimenticia publicado recientemente por la Comisión Europea (CE) no ha llegado a proponer ninguna solución para afrontar los problemas en la cadena de suministro de la banana, los cuales han sido resaltados por la campaña paneuropea ¡Frutas Justas!, donde Banana Link desempeña un importante papel. En cambio, la CE ha delegado esta responsabilidad en una iniciativa voluntaria creada por el sector privado y en los Estados Miembros de la UE.
 
Banana Link y la Oficina de Defensa del Comercio Justo habían publicado un informe el pasado octubre – Cadenas de valor de la banana en Europa y las consecuencias de las Prácticas Comerciales Desleales – exponiendo la necesidad de una legislación. El informe detalla cómo los trabajadores de la banana y sus pequeños productores en países en vías de desarrollo están siendo expuestos a agroquímicos tóxicos, ganan salarios de nivel de pobreza y trabajan en un clima de miedo, y cómo los supermercados europeos contribuyen a esta situación por medio de Prácticas Comerciales Desleales. Además del informe, la campaña ¡Frutas Justas! había recogido más de 50.000 firmas en una petición a la Comisaria Europea de Mercado Interior y Servicios, Elżbieta Bieńkowska, pidiendo que se legisle sobre este asunto.
 
En lugar de legislar, la CE ha confiado en un programa voluntario – Supply Chain Initiative (Iniciativa de la Cadena de Sumnistro) -, que los activistas de ¡Frutas Justas! consideran inadecuado para afrontar las Prácticas Comerciales. Fiona Gooch, asesora principal de políticas de Traidcraft, refleja esta opinión, diciendo:

“Justamente hace unos días, el vigilante de supermercados británicos Groceries Code Adjudicator halló a Tesco culpable de pagar mal a los suministradores o pagarles tarde con el fin de inflar artificialmente sus beneficios. Tesco opera en toda Europa y su pronta suscripción a la Supply Chain Initiative no ha detenido estas escandalosas prácticas. La información del mercado sugiere que es probable que otros minoristas hayan actuado de manera similar para mantener su competitividad. La inacción por parte de la Comisión Europea deja a los suministradores expuestos a prácticas comerciales desleales (UTPs), que incluyen pagos tardíos, cambios unilaterales en los contratos y un injusto desplazamiento del riesgo a los suministradores. Los estudios demuestran que cuando los supermercados cargan todo el riesgo a los suministradores en forma de pagos retrasados o costes adicionales, estos riesgos son transmitidos a través de la cadena de suministro. Esto puede llevar a la explotación de trabajadores y productores en países en vías de desarrollo.”
 
Foto: © Make Fruit Fair/K. Vadino